Lo que viene

Este miércoles 27 a las 19 horas se realizará la segunda clase del Ciclo de Formación de Jóvenes Dirigentes organizado por la FCR. El exppsitor será el Lic. Roberto Starke, que hablará sobre "La comunicación en la política". Lugar: UCEMA, Av. Córdoba 374, Aula 4ºB.

En el régimen fiscal del cambalache, el que no evade es “gil”

Imprimir
PDF
El impuesto a las Ganancias golpea a los trabajadores que tienen un ingreso un poco mayor del salario medio y, en particular, a aquellos que hacen horas extras o tienen una jornada extensa. El problema se escala por el impacto que tiene la presión tributaria sobre los salarios -sumado a la inflación- y por el riesgo que siga agudizando su accionar.

En este sentido se advierten tres principales cuestiones: En primer lugar, la política que llevó a cabo el Gobierno ha reducido dramáticamente el nivel del mínimo no imponible, con lo cual más personas deben tributar.

Un segundo aspecto, quizás más significativo, es que se han achatado las escalas y son muchos más los alcanzados por la tasa mayor.

Esto no es otra cosa que un ajuste que nace entre la combinación de la caída del mínimo no imponible, la falta de actualización de las escalas progresivas de tributación y la creciente inflación. Es decir, que están ocultando la reducción en el salario de los trabajadores, sin ningún tipo de consulta al Congreso y que produce un fuerte desajuste, en los niveles de tributación, al cual están sometidas las familias argentinas.

En un tercer aspecto, sumado al ajuste inflacionario y tributario que sufren los trabajadores de nuestro país, encontramos el régimen excepcional que el Gobierno decidió darle a quienes no cumplieron con sus responsabilidades fiscales. Así, a quienes escondieron sus verdaderos ingresos -evadiendo- y compraron dólares se les otorga un perdón que excluye todo tipo de impuesto.

Probablemente esto se deba a la imperiosa necesidad del Ejecutivo de hacerse de divisas norteamericanas para atenuar la caída de las reservas y paliar el faltante de dólares disponibles.

En este sentido, cabe reflexionar sobre el estado de ánimo de un trabajador en relación de dependencia que cobra su sueldo en blanco y que ha visto crecer día a día la presión tributaria sobre su sueldo y que, paralelamente, observa que quienes obtienen sus ingresos en negro, comprando dólares, se encuentran bajo un régimen muy beneficioso, que los libera de esa inmensa tributación, que se suma a múltiples impuestos.

Así se advierte un inevitable y fuerte desengaño, frente a la crisis de valores que implica el tratamiento favorable de aquellos que no lo merecen y el castigo feroz a quienes se esfuerzan y cumplen con sus obligaciones.

Toda esta situación se ilustra de manera perfecta con el tango que exclama: “El que no roba no mama, y el que no afana es un gil”.

Esto dimensiona el sentimiento de frustración que llevan adentro los ciudadanos argentinos que en sus diferentes rubros (profesionales, empleados, obreros, etc.) cobran más que el salario medio.

Todos ellos sienten que este sistema de blanqueo es un mecanismo injusto, inédito tanto en el plano internacional como en el local, que arrojará una amnistía sobre todos los tributos que no han sido percibidos por el Estado y que será financiado por los llamados “giles”, ciudadanos que no han tenido la hoy premiada “viveza” de escapar a sus responsabilidades fiscales

Ciclo de Desayunos 2013 : Reforma Judicial

Imprimir
PDF

López Murphy: “Es lógico que Uruguay mire hacia el Pacífico”

Imprimir
PDF
Está el debate del Uruguay sobre adónde debe apuntar el país, si al Mercosur o a la Alianza del Pacífico. ¿Qué opina usted al respecto?
Es natural que haya una preocupación con la Alianza del Pacífico, primero porque son los países con mayores tasas de crecimiento. Creo que el liderazgo lúcido en Uruguay tendería a apuntar a lo que crece, y no a lo que no crece. En segundo lugar el dinamismo de esa zona del mundo es muy elevado. No es solo altas tasas de crecimiento, sino los cambios en la infraestructura, en la tecnología, en el capital humano, a nivel educativo. Uno se pone a competir con los que sacan las tasas más altas en PISA, que no son los americanos, son los chinos.
Ahí hay dinamismo, en la zona del Mercosur se observa una parálisis. Una parálisis de comercio, de iniciativa, de imposibilidad de llegar a acuerdos con la Unión Europea, ni digamos con los países de Asia, ni está en la agenda.
Entonces, frente a esa parálisis que genera el Mercosur, el fuerte enlentecimiento de Brasil, para no decir la crisis que tiene Argentina, me parece lógico que miren al Pacífico. Además es muy complementario a los recursos naturales del Uruguay.
O sea, ¿quién consume los recursos naturales del Uruguay? El Pacífico.
¿A dónde vendería usted? ¿A dónde no le compran?
Entonces, ¿Uruguay tiene que mirar al Pacífico y dejar el Mercosur?
Creo que en el Mercosur hay una situación bastante crítica, hay conflictos por doquier, por más que la diplomacia uruguaya trate de encontrarle una salida, yo los comprendo, parece inteligente hacerlo, pero los conflictos están todos los días. Si deja un micrófono abierto usted lo descubre con toda velocidad.
Usted ha repetido que el modelo argentino se sustenta en la soja, ¿en el caso de América Latina también?
Un poco también, es cierto que América Latina disfrutó de condiciones excepcionales en los precios. Sin duda que el cobre en Chile y en Perú ha tenido gran importancia, como los precios han tenido gran importancia en Ecuador y Venezuela. Como esa combinación de precio de la energía, commodities y bajas tasas de interés ha ayudado a Brasil y Uruguay.
En el caso de Uruguay hubo una acumulación de otros factores, por ejemplo acá vinieron grandes inversiones directas de excepcional importancia que maduraron en estos años de política. Fue una continuidad de todo el desarrollo forestal, de toda la cadena de valor, y ahí se fue acumulando una masa de inversiones descomunal.
¿Cómo ve la situación económica de Uruguay?
Brasil y Uruguay son países que han sido razonablemente prolijos, que han aumentado mucho la inversión extranjera, que han logrado el grado de inversión, que han hecho manejables sus deudas, que habían sido un drama en su historia. Me da la sensación que Uruguay, y sobre todo Brasil, están muy afectados por el atraso cambiario. La apreciación brasileña está en un proceso muy complejo de reestructuración y eso va a afectar a Uruguay.
¿En Uruguay también hay atraso cambiario?
Los precios en dólares en Uruguay son mucho más altos que en el pasado. Me da la sensación que hay un déficit en cuenta corriente importante, acompañado de un proceso de inversión importante, pero también un nivel de endeudamiento que no es consistente con este ciclo. Yo estaría muy tranquilo con Uruguay si no tuviera el déficit que tiene, sobre todo porque está disfrutando condiciones muy favorables.
¿Cómo ve la situación de la economía latinoamericana y sus retos de cara al futuro?
Es un continente que tuvo una performance muy buena, es decir, tasas de crecimiento muy altas en relación a su historia, en momentos en que ha logrado abatir la tasa de inflación. Este continente tenía tasas de inflación en promedio de 250% y ahora tiene tasas promedio de un dígito.
Entonces mostró un crecimiento acompañado de una recuperación de la clase media. Me parece que eso vino acompañado por circunstancias económicas enormemente favorables como fueron los excepcionales precios de las commodities, las tasas de interés bajas, y el propio clima de la región que lo subestimamos, pero es un área de paz, un área donde no ha habido conflictos severos y eso ha potenciado el crecimiento.
Ahí aparecen los dilemas, las circunstancias esas que dieron lugar a tal expansión en mi opinión se han agotado, porque el impulso ya se incorporó, no es que se vaya a caer. Vienen años más trabajosos.
“Uruguay ha acumulado gran prestigio”
Una de las cosas que señaló es la productividad. ¿Por dónde va eso?
La productividad requiere básicamente aumentos de capital. La nueva tecnología viene embebida en los nuevos bienes de capital. No es que viene del cielo. Viene en las nuevas computadoras, en los nuevos tornos digitales, en las nuevas logísticas. Y eso tiene mucho que ver con el ritmo de inversión, tiene mucho que ver con la infraestructura, tiene mucho que ver con las reglas que permitan la creación de empresas.
Hay un problema de capital humano, de infraestructura, de inversión, de reglas de juego, de previsibilidad, probablemente en esto último Uruguay ha acumulado un gran prestigio porque acumuló gobiernos de tres fuerzas políticas y a nadie se le ocurrió hacer una barbaridad. O sea, no es que el gobierno ha estado solo en un grupo político, van tres y siempre hubo un respeto a las reglas del juego, lo que le da un margen importante.
Fuente: Republicana, Uruguay.

Ciclo V de la Escuela de Formación Política

Imprimir
PDF



Expositores

Martín Krause, Luis Pablo BelenkyRosendo Fraga, Jorge Vanossi, Gabriel Martino, Miguel Kiguel,Silvana GuidiciHugo Miranda, Alieto Guadagni, Emilio Cárdenas, López Murphy.

Contenido:

Los indicadores del desarrollo argentino, los dilemas del transporte, la crisis de los partidos políticos y los sindicatos, la efectividad de los derechos, relación nación y pronvincias, los dilemas del sistema de salud del país, dolarización vs pesificación, medios de comunicación y la ley de medios, la seguridad, educación, la independencia de la justicia, los valores en la política.

Para el presidente de la Fundación Cívico Republicana es "la década desaprovechada"

Imprimir
PDF

El ex ministro de Economía, Ricardo López Murphy, cuestionó a política económica desarrollada por el kirchnerismo en los diez años de mandato y pronosticó que con las elecciones legislativas de octubre comienza el principio del fin de la era K.

En una entrevista al diario uruguayo, El País, apuntó contra el Gobierno que habla de "década ganada" de la que se vanagloria el gobierno de Cristina Kirchner. "¡El problema es para quién!", cuestionó.

"Creo que fue una década desaprovechada", enfatizó.

"El país tuvo las circunstancias más favorables de su historia y ha terminado con una crisis de infraestructura que la gente no quiere tomar trenes porque se mata, nos quedamos sin gas y sin petróleo, obligados a poner cepos a todas la operaciones, con restricción de las importaciones, con crisis de empleo, con inflación de dos dígitos, con los bonos argentinos que tienen un riesgo país que es siete veces el riesgo uruguayo con una deuda mucho menor que la de ese país", enumeró.

"Los fuertes controles a las importaciones son consecuencia de la falta de reservas, el cepo cambiario, la crisis de competitividad, la destrucción de la reserva energética, la caída del agro", dijo y señaló: "Esto es todo parte de una estrategia populista que ha descapitalizado mucho al país".

"Durante estos años hice el papel desgraciado de decir tenemos gravísimos problemas y no sólo no escuchaban sino que creían que teníamos problemas psicológicos", se quejó este viernes en Radio 10.

López Murphy sostuvo que "ya en 2003 se advertía que estábamos en una crisis energética y había una burla que decía que el apagón no está".

Además precisó que "otro error muy grave fue la de la cadena del trigo y la de la carne, dos industrias vitales que ningún país puede competir con nosotros si no hiciéramos burradas".

"Hoy no tenemos trigo ni carne. Tenemos oportunidades inmensas y hemos destruido esos sectores por políticas, locas, disparatada, populistas, de cuidar la mesa de los argentinos y esas tonterías que se dicen", expresó el economista.

El ex funcionario señaló que el Gobierno desarrolló "un muy mal diseño de políticas públicas" que generó "una falta de dólares, tasas de riesgo país elevadas, problemas gravísimos en materia energética teniendo una de las reservas potenciales más grandes del mundo".

Compartió el análisis que hizo Domingo Cavallo sobre el Mercosur. El ex ministro de Economía de De la Rúa y Carlos Menem había dicho que el bloque regional estaba en riesgo de una "desintegración total".

"Está en crisis", coincidió López Murphy. "No lo veo en condiciones de firmar un acuerdo con la Unión Europea, de trabajar en una mejor integración. Lo veo con trabas", señaló.

"Habría que volver al programa original. Pero eso es inconsistente con lo que pasa", concluyó.

Fuente: Iprofesional.com

asd